El cliente impertinente de Santander lo tiene claro: está harto de ir a bodas y quedarse sin su chupito de recibimiento. ¡Ya está bien! Y en AKL Santander tenemos la solución para su problema.

Un cartón pluma tamaño librería, con los nombres de cada invitado y una pequeña repisa donde posar el vasito. Así evitamos confusiones a la hora de llegar y tomar el chupito que nos corresponde. Un tema que parece una bobada, pero el año pasado se contabilizaron más de 100 altercados en bodas en Cantabria, casi siempre por el mismo motivo:

-Que si ese chupito es mío…
-Que si yo lo vi primero…
-Que si te has tomado ya dos, que te he visto…

El cartón pluma personalizado de recibimiento es un detalle muy bonito y es más económico de lo que piensas. Se coloca a la entrada del convite de la boda y queda chulo que no veas. En AKL Santander los salen súper bien. Y así cada uno va directo a su primer recibimiento en el restaurante, una bienvenida totalmente personalizada, para empezar esa charleta elegante de antes de comer.

¡Nos vemos en la próxima boda en Cantabria!